ENTREVISTA A VIRGINIA BERSABÉ


Virginia Bersabé, 1990.
Es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, donde realizó también el Máster Arte: idea y producción. Algunas de sus obras hacen parte de prestigiosas instituciones y colecciones, entre las que está la Universidad de Sevilla, la Fundación Antonio Gala, el Vaticano, la Birla Academy of Art and culture (Calcuta, India), el CAC de Málaga y el MEAM de Barcelona.

"Ahora mismo estoy comprometida con un colectivo
muy olvidado como son las personas mayores,
en concreto las mujeres". 


-¿Cual fue tu camino hasta llegar a la Facultad de Bellas Artes?

Siempre me recuerdo dentro del mundo artístico, con colores en las manos, desde muy pequeña. Mi madre siempre cuenta que a los seis años de edad la llamaron de la escuela porque había ganado un concurso de pintura. Ella no se lo creía, pensaba que yo calcaba. Fue entonces cuando mis padres comenzaron a fomentar toda la creatividad y desarrollo artístico en mí, inscribiéndome en clases extra escolares de pintura. Con ocho años comienzo en el taller de Mari Carmen Navarro en Écija a formarme. Una pintora y docente. Ya desde un punto de vista más académico. Ella ha sido una figura clave en mi formación como artista. Con ella forjé todos mis cimientos y primeros conocimientos artísticos. Espera con ansiedad a que llegara el sábado para llegar al estudio a primera hora, y casi que nos tenía que echar. Estuve allí hasta los diecisiete-dieciocho años, cuando ya me incorporo a la facultad de bellas artes de Sevilla. Previamente, estudio el bachillerato artístico en el IES San Fulgencio (Écija), donde comienzo a afianzar mucho más mi decisión de dedicarme al arte. Tuve unos profesores muy buenos, de los que aprendí muchísimo. Como Manolo Cruz o Eva Morales, por mentar alguno, profesionales que siguieron empujándome a seguir por el camino que iba. Cada vez más, mi día a día se llenaba de formación artística. Hasta que llego a Sevilla, a la facultad de Bellas Artes. Una meta marcada desde que tenía seis años.

Tú eres nuestra nueva luz. 2014

-¿Consideras necesario el paso por la Universidad para dedicarse profesionalmente a las artes plásticas?

Es un debate muy común y necesario. De hecho, he hablado con muchos compañeros y amigos sobre este tema. Contestando a vuestra pregunta, no, no considero que sea absolutamente necesario pasar por la universidad para ser un profesional de las artes plásticas.

Bajo mi propia experiencia, diría que ha sido un papel básico e importante en mi formación artística. Pasar por la universidad no sólo es tener un título (que no justifica que ya seas artista), también te ayuda a definir tus gustos, tus afinidades y te ayuda a tomar conciencia y ver si realmente quieres dedicarte a esto. Pasar por la universidad, quien dice universidad dice cualquier centro de formación especializado en las artes que dedique años a la formación, es importante para abrir tu abanico de posibilidades sobre el que poder moverte como artista a posteriori. Es mejor tener una buena formación académica, a carecer de capacidades técnicas cuando se está a solas en el estudio. Uno siempre puede prescindir de cosas luego, pero nunca se puede prescindir de algo que no tienes.

-Daniel Franca o Rafael Laureano pasaron por la Fundación Antonio Gala y allí coincidiste con Jesús Zurita. ¿Qué significó esa beca para tu carrera artística?

La Fundación Antonio Gala ha sido un paso clave en mi trayectoria profesional. En mi año, en la XIII promoción, coincidí con muchos compañeros y artistas tanto nacionales como internacionales. Lo maravilloso de la Fundación, no es sólo la oportunidad de desarrollar un proyecto y dedicarte a él con el 100% de tu tiempo, lo maravilloso es la gran familia con la que sales de allí. Ese es el mayor tesoro que nos da Antonio. Ya son diecisiete promociones las que han pasado por esta residencia artística de prestigio internacional, por lo que somos ya un buen número total de compañeros. Podría nombrar a muchos artistas de prestigio con el sello de la Fundación.

Para mí fue realmente importante pasar por ella. Me permitió seguir investigando y desarrollando profundamente el proyecto pictórico que llevo a cabo. Tener la oportunidad de compartirlo además con músicos, literatos y plásticos con inquietudes muy diferentes es de una gran riqueza. Es un espacio donde nos apoyamos unos sobre los otros para seguir creciendo. Y considero que realmente supone un punto de inflexión clave para todos. Pues es el lugar idóneo para plantearte si realmente quieres dedicarte a esto o no. Para mí supuso afianzar mi investigación plástica y mi deseo de dedicarme al arte y seguir creciendo como artista.

Entonces le atan la noche en torno a los ojos. 2016

Comienzas con tu abuela y sigues gracias a que tu madre trabajara en una residencia de mayores donde pudiste conocer a muchas ancianas que aceptaron posar para ti. ¿Se ha contado tanto sobre el hombre a lo largo de la historia que no te inspira o simplemente no te ha llegado aún el momento?

No tengo ningún problema con la representación del hombre y lo que se ha contado de él, de hecho la mujer ha sido muy representada en el arte desde el principio de los tiempos. Pero ahora mismo lo que me interesa son las mujeres. Ahora mismo estoy comprometida con un colectivo muy olvidado como son las personas mayores, en concreto las mujeres. Hay muchos factores que han influido en mi decisión, pero lo principal es que vengo de una familia matriarcal y mi propia vida ha estado marcada por la figura de la mujer.

"Se está haciendo un gran esfuerzo para que Sevilla
esté al nivel cultural que se merece"


-Presentation, Almas de cántaro, Perdidas en un Cortijo Andaluz, Manojo de Recuerdos o Contes de la cohabitation urbaine... ¿En qué proyectos creativos te encuentras inmersa actualmente?

Pues a día de hoy estoy exponiendo "Morada al sur" en la Casa de la Provincia, Diputación de Sevilla. Se trata de un proyecto que comencé hace dos años y con el que sigo trabajando a día de hoy de manera indefinida hasta cumplir con los objetivos. Temáticamente sigo con la mujer, con la memoria, con la piel y sus colores para seguir narrando la historia y la memoria que hay detrás de ellas de manera individual pero que no deja de ser un tema global que nos afecta a todos.

También acaba de finalizar una exposición institucional en Pézenas (Francia) junto al artista Mohamed L'ghacham y PDP Gallery. Un trabajo a cuatro manos sobre la memoria y su repercusión.

Continúo con "Perdidas en un cortijo andaluz". Un proyecto de intervención urbana-rural en cortijos abandonados que comencé en 2011 y que está estrechamente ligado a mi trabajo de estudio. Es un proyecto que no para de crecer y que cada vez me enamora más.

Y ahora mismo estoy en París, preparando mi próxima exposición individual con PDP Gallery en Los Ángeles para el próximo año.

Sin título. 2012

-¿Sigues entre Écija y París, o Los Ángeles ha completado el trío? 

Ahí ando entre esos tres destinos. He pasado una temporada en España preparando y continuando muchos proyectos allí, y ahora estoy en París hasta dejar realizada la nueva muestra. Todavía yo no he cruzado el océano hasta Los Ángeles, pero sí mi trabajo y la galería. En mi caso será el próximo año. Por ahora este triángulo geográfico es el que marca mi agenda.

-¿Es necesario ser representado por una galería para poder dedicarse al arte contemporáneo?

Para dedicarte al arte contemporáneo no, no es fundamental. Puedes dedicarte a ello sin trabajar para una galería, pero sí creo que es importante. Como bien dices, deben ser tus representantes. Ellos tienen una función muy concreta y nosotros otra. Aunque hay galerías y galerías, eso también es verdad. Hay que tener mucho ojo con eso. Pero si hay un buen diálogo con la galería, es el mejor soporte para crecer desde luego.

-¿Qué obra de tu dossier es tu ojito derecho?

Es una pregunta difícil. Es casi como elegir a qué hijo quieres más -y eso que no soy madre-. Pero sí hay piezas que aunque no sean quizás las mejores, por un motivo u otro acaban marcando algo importante en mí. Os adjunto cuatro piezas que han marcado un punto importante en mí hasta 2016. (Ilustran esta entrevista)

-Este blog tiene su punto de partida en el arte en Sevilla, ¿hacia dónde ves el futuro artístico en esta ciudad?

Pues ahora mismo siento que está queriendo crecer. Se está haciendo un gran esfuerzo para que Sevilla esté al nivel cultural que se merece, sobre todo conozco un gran esfuerzo por parte de artistas y galerías. Espero sinceramente y de corazón que la cultura en Sevilla vaya en auge y crezca fuertemente.

Tapiz. 2015

-¿Estamos tan atrás en comparación con otras ciudades como parece?

Sí.

-¿Qué le recomendarías a un recién graduado que quiere dedicarse a la creación artística?

Es un camino difícil y sacrificado. De eso no hay duda y que no les engañen diciéndoles lo contrario. Pero si es su mayor pasión, si le es tan necesario como el respirar, que trabaje mucho y todos los días. Todas las metas son posibles.

-Si pudieras adquirir el ‘Desnudo en la bañera’ de Pierre Bonnard, ¿dónde lo pondrías?

Lo tendría en Écija, en casa.

-¿Qué pintarías de no existir la piel de la mujer?

No lo sé. Mi vida hasta ahora me ha llevado a la mujer y a la piel. No sé hasta cuándo estaré trabajando con ellas. Sí es verdad que me apoyo mucho en el paisaje y en la literatura.

-Gracias, Virginia.

Gracias.

Foto de Virginia Bersabé de www.eleconomista.es